martes, 28 de julio de 2015

Inglaterra ocupada: 1940, las Islas del Canal.





La ocupación alemana durante cinco años - entre julio de 1940 y mayo de 1945- de territorio "británico" es un hecho poco conocido a pesar de la enorme cantidad de publicaciones y películas de todo tipo sobre la Segunda Guerra Mundial. Las islas del Canal o islas Anglonormandas son un grupo de islas poco conocidas, situadas en canal de la Mancha al oeste de la península francesa de Cotentin, en Normandía. Aunque se trata de dependencias de la corona británica no forman parte del Reino Unido - ni actualmente de la Unión Europea - y administrativamente están divididas en dos bailiazgos o bailiwicks: Jersey y Guernsey.

Las islas fueron incorporadas al ducado de Normandía en el año 933 y cuando en 1066 Guillermo el Conquistador conquista Inglaterra convirtiéndose en su rey las vincularán a la corona inglesa. Desde 1204, la pérdida del resto de los territorios ingleses en Normandía hizo que las Islas Anglonormandas fueran gobernadas a partir de ese entonces como posesiones separadas de la corona británica. Dado que forman parte del ducado de Normandía desde el siglo X, los reyes ingleses eran a menudo saludados como duques de Normandía. Sin embargo, siguiendo el tratado de París (1259) y la Ley Sálica, técnicamente la actual soberana del Reino Unido no es duquesa sino que gobierna en su lugar en su derecho como reina de Inglaterra.

Los bailiazgos han sido administrados separadamente desde finales del siglo XIII, y aunque los que no están familiarizados con las islas dan por hecho que las islas forman una unidad política, las instituciones comunes son más bien una excepción que una regla. Los dos bailiazgos no tienen leyes, ni elecciones ni cuerpo representativo comunes, aunque los políticos se consultan regularmente. Ninguno de los bailiazgos está representado en el parlamento británico, aunque cada uno posee su propio parlamento que puede solicitar que las leyes de ése sean aplicadas a uno o a ambos bailiazgos, por Orden del Consejo, tras consulta local. No hay diarios ni radios comunes a los dos bailiazgos, pero el número de habitantes hizo necesario un canal de televisión común, el Channel Television («Televisión del Canal»).

Así las cosas una vez iniciada la guerra entre el Reich alemán y el Imperio Británico, el 15 de junio de 1940 el gobierno inglés determinó que su defensa era inviable al encontrarse tan cerca de la costa francesa, motivo por el cual se tomará la determinación de no defenderlas, permaneciendo estas desmilitarizadas, aunque este hecho no se hizo público.


"Por motivos estratégicos resulta necesario retirar las Fuerzas Armadas de las Islas del Canal de la Mancha.
Lamento profundamente esta necesidad y es mi deseo asegurar a Mi gente de las Islas que, al tomar esta decisión, Mi Gobierno no se ha olvidado de su situación. Hay que dar este paso en las circunstancias presentes por su interés.

La longeva asociación de las Islas con la Corona y el leal servicio que la gente de las Islas ha rendido a mis ancestros y a Mí Mismo son garantías de que el vínculo entre nosotros permanecerá firme y sé que Mi Gente de las Islas esperará con la misma confianza que yo al día en que la fortaleza resuelta con la que afrontamos nuestras presentes dificultades coseché la recompensa de la Victoria"






oficial de la Luftwaffe conversa con un policía en
St. Helier, capital de Jersey
A pesar de que sus derechos tradicionales les eximían de hacer el servicio militar fuera de las islas, su ingenua creencia en la inexpugnabilidad de la línea Maginot y en la capacidad defensiva de los ejércitos aliados en Francia mantenía el conflicto, por el momento, a una distancia segura. Tan sólo una semana antes de que los alemanes llegarán a sus costas, la oficina local de turismo presentaba alegremente las islas como “un remanso de paz para unas vacaciones en tiempos de guerra”, tranquilizando a los potenciales turistas con eslóganes tales como: “Sólo la radio y los periódicos le recordarán la guerra”.

Pero victoria tras victoria, los alemanes se iban acercando cada vez mas y la guerra se iba haciendo cada vez más evidente en el día a día de los isleños;, así el 1 de junio de 1940 se estableció un recorte de gasolina a todos los propietarios de automóviles y un día a la semana sin carne. El 03 de junio se estableció un toque de queda desde las 22:00 a las 6:00 y el 18 de junio se decreto el cierre de todos los teatros, cines y lugares de entretenimiento.


En junio de 1940, todas las tropas británicas habían sido evacuadas de Alderney, Guernsey y Jersey, y trasladadas a Inglaterra. Tras el desastre aliado en Dunquerque, el 4 de junio de 1940 el Gobernador General, máxima autoridad en la isla, J Randall Marshall Ford asumirá el mando de las mismas.


Mientras las divisiones alemanas avanzaban imparables sobre Paris, el 21 de junio de 1940 el gobierno británico comenzará la evacuación de la población civil, aunque la mayoría decidirá permanecer en sus hogares, como en el caso de la isla de Sark, donde las autoridades locales desaconsejaron la evacuación, permaneciendo toda la población en la isla. De una población de 42.000 habitantes, 17.000 abandonaron Guernsey, pero sólo 6.600 de un total de 60.000 dejaron Jersey. En Elderney, con una población de 1.500, solo se irán 7.

Al mismo tiempo se tomarán las medias necesarias para permitir a la administración continuar legalmente bajo las circunstancias propias de la ocupación. No obstante, la retirada de los gobernadores británicos el 21 de junio 1940 y la interrupción del contacto con el Consejo Privado, impidió la sanción real de las leyes aprobadas por las legislaturas y en Jersey 46 leyes tuvieron que sancionarse por la corona de manera retroactiva tras la liberación, a través de la adopción de la "Confirmación de las Leyes Ley" de 1945. Los agentes judiciales se harán cargo de los derechos civiles pero no de los militares que eran funciones de los Tenientes Gobernadores. Dado que los gobiernos tradicionales de los bailías basados ​​en el consenso eran inadecuados para la acción ejecutiva rápida, y por lo tanto ante la ocupación inminente, se adoptaron instrumentos más pequeños de gobierno.





En Guernsey, los Estados de Deliberación votaron el 21 de junio 1940 que la responsabilidades de los asuntos de la isla pasasen a manos de un Comité de Control, bajo la presidencia del Fiscal General HM Ambrose Sherwill. A este Comité le fue entregado casi todo el poder ejecutivo de los Estados, y estaba compuesto por ocho miembros pudiendo el Presidente nombrar a miembros adicionales. Sherwill fue encarcelado por los alemanes como resultado de sus intentos para albergar a los soldados británicos tras la Operación Embajador en 1940. Fue puesto en libertad, pero cesado de su cargo en enero de 1941,siendo reemplazado por Jurat John Leale como presidente de la Comisión de Control. Los Estados de Jersey aprobaron un traspaso de atribuciones mediante el Reglamento del 27 de junio 1940 en virtud del cual se amalgamaban los diferentes comités ejecutivos en ocho departamentos cada uno bajo la presidencia de un miembro de los Estados. Los presidentes junto con los oficiales de la corona compondrían el Consejo Superior, bajo la presidencia del Alguacil.


A estas alturas, la Wehrmacht no tenía claro si los británicos defenderían o no las islas y sus vuelos de reconocimiento no habían resultado concluyentes, por lo que el 28 de junio comenzarán los bombardeos de la aviación previos a las operaciones de desembarco. Al finalizar el día, mas de 40 civiles habían resultado muertos como consecuencia de estas operaciones por lo que a ultima hora de la tarde, el noticiario de la BBC informaba que las islas estaban desmilitarizadas, información que el gobierno británico se preocupo de transmitir a Alemania al día siguiente por medio del embajador de los Estados Unidos. Nuevos vuelos de reconocimiento alemanes confirmarán la ausencia de tropas aliadas en las islas y el 30 de junio de 1940 el piloto de uno de estos aviones de reconocimiento, el Capitán Liebe-Pieteritz aterrizó en el desierto aeródromo de Guernsey siendo de esta forma el primer soldado alemán en poner pie en las islas del canal. Inmediatamente, informó de esto al mando de la III Luftfotte que llego a la conclusión de que la isla no estaba defendida y durante la noche, un pelotón alemán aterrizó en el aeropuerto. El Inspector Sculpher de la policía de Guernsey se traslado allí llevando una carta firmada por el Alguacil:


 "Esta isla ha sido declarada una isla abierta por el Gobierno de Su Majestad del Reino Unido. No hay fuerzas armadas de cualquier descripción. A el portador le sido ordenado entregar esta comunicación a usted. No entiende el idioma alemán ".


El aeropuerto ya había sido tomado por la Luftwaffe y el comandante Albert Lanz pidió que lo llevaran ante la máxima autoridad de la isla. De esta manera la Luftwaffe se adelantó a los planes de invasión de la Wehrmacht. Se fueron en un coche de la policía al Royal Hotel, donde se les unió el Alguacil, el Presidente de la Comisión de Control y otros funcionarios. Lanz anunció a través de un intérprete que Guernsey estaba ahora bajo la ocupación alemana, entregando a las autoridades militares y civiles un ultimátum en las siguientes condiciones:



Al jefe militar y autoridades civiles
Saint Helier, Jersey



1. Tengo la intención de neutralizar las instalaciones militares en Jersey por medio de la ocupación.

2. Como evidencia de que la isla se rendirá a los militares sin resistencia y sin destruir las defensas, una gran cruz blanca deberá ser pintada desde las 6 de la mañana del 2 de julio de 1940:

a) en el centro del aeropuerto en el este de la isla
b) en el punto más alto de las fortificaciones del puerto.
c) en la plaza al norte de la dársena interior del puerto, además todos los edificios públicos, casas y establecimientos deberán mostrar una bandera blanca.

3. Si estos signos de paz y rendición no son observados a las 7 de la mañana del 2 de julio, se iniciara un fuerte bombardeo:

a) contra todos los objetivos militares.
b) contra todos los establecimientos y construcciones que puedan ser útiles para la defensa.

4. Los signos de rendición deberán permanecer hasta el momento de la ocupación de las islas por las tropas alemanas.

5. Los representantes de las autoridades deberán permanecer en el aeropuerto hasta el fin de la ocupación.

6. Todo tráfico por radio y cualquier tipo de comunicación con autoridades fuera de las islas serán consideradas comunicaciones hostiles y serán seguidas de un fuerte bombardeo.

7. Toda acción hostil en contra de mi representante será seguida de un bombardeo.

8. En caso de una rendición pacífica, la vida, propiedad y libertad de los habitantes serán solemnemente garantizadas.

General Richtoffen
Comandante General de la Luftwaffe en Normandía




junio de 1940-explanada norte St.Peter
 En la tarde del 30 de junio, una escuadra de Junkers Ju-52 de la Luftwaffe transportó dos batallones la 216 división de infantería (relevada posteriormente por la 319 división de infantería) que tomaron tierra en las pistas de Guernsey sin encontrar ninguna resistencia.
 
Ante la perspectiva de nuevos ataques aéreos, al alguacil de Jersey, Alexander Coutanche, no le quedaba otra opción que obedecer y así en las ventanas aparecieron todo tipo de banderas blancas, hechas incluso con ropa interior. Jersey se rindió el 01 de julio a las tropas al mando del Capitán Erich Gussak; Alderney fue ocupada el 2 de julio y un pequeño destacamento alemán se trasladó a Sark que se rindió oficialmente el 4 de julio. Los dos batallones de infantería establecieron puestos de observación y de artillería antiaérea y prepararon la llegada del resto de la división. El nuevo Comandante Militar de las islas del Canal, el Coronel Rudolf Graf von Schmettow llegará el 26 de setiembre para tomar posesión de su cargo. En Guernesey, el Alguacil, Sir Victor Carey y los Estados de Guernsey entregaron el control general a autoridades alemanas y el funcionamiento de los asuntos del día a día pasó a ser responsabilidad de un Comité de Control, presidido por Ambrosio Sherwill.

Las tropas alemanas se consolidaron con rapidez, estableciendo un servicio aéreo regular con el continente y deteniendo a los soldados ingleses de permiso. Los alemanes organizaron su administración como parte del departamento de Mancha, dentro de la zona asignada al Gobierno militar A con sede en St. Germain. En Jeresey se establecerá la Feldkommandantur 515, con un Nebenstelle (extensión o delegación ) en Guernsey que también cubrirá la isla de Sark, y un Außenstelle (sucursal) en Alderney. También establecerán un nudo logístico en Granville.

El Kommandant emitió una orden (en Guernsey el 2 de julio de 1940 y en Jersey el 08 de julio 1940) en virtud de la cual las leyes aprobadas por las legislaturas tendrían que ser ratificadaso por el Kommandant alemán, cuyas órdenes debían ser registradas como leyes. Los tribunales civiles continuarán en funcionamiento, pero las infracciones militares serán tretadas por los tribunales militares alemanes. Al principio, los agentes judiciales presentaron la legislación para que el Kommandant emitiese el dictamen de conformidad, firmado asumiendo en puesto de Teniente Gobernador pero a finales de 1941 el Kommandant se opuso a este estilo y la legislación posterior se le presentó simplemente para su ratificación como Alguacil.



El aeródromo de Jersey será utilizado durante la batalla de Inglaterra como Base avanzada de los Messerschmitt Bf 109


Una vez ocupadas las islas, Hitler, temeroso de un ataque británico para reconquistarlas, ordeno el reforzamiento de las mismas, para lo cual serán enviados hasta 16.000 hombres de la Organización Todt para la construcción de fortificaciones y bunkers por todas las islas. Además de miembros de la Todt, también se enviarán a las islas, como fuerza de trabajo a prisioneros políticos y de guerra - entre ellos prisioneros rusos y unos 2000 republicanos españoles - internados en un campo de concentración llamado Lager Sylt, bajo jurisdicción de las SS, en Alderney. Este contingente, unido a las tropas de ocupación suponían aproximadamente 1 alemán por cada dos habitantes de las islas, una guarnición enorme, de lo que era perfectamente consciente el OKH, sabedor de que para los británicos se trataba de una posición indefendible.

Como parte integrante del complejo de la Muralla del Atlántico se situarán 15 baterías costeras en Guernsey, 5 en Alderney y 8 en Jersey; de todas ellas, la a más grande, la Batería Mirus, contaba con 4 cañones de 30,5cm que pertenecieron al acorazado soviético Imperator Aleksandr III . Tras el colapso de los ejércitos rusos blancos en el sur de Rusia en 1920, el acorazado ruso Imperator Aleksandr III ayudo en la evacuación de rusos blancos de Crimea a Bizerta, donde permanecerá internado con el resto de la flota de la Rusia blanca. Los franceses lo venderán como chatarra a finales de 1920 para pagar sus costos de su internamiento, siendo los cañones almacenados en Bizerta. En enero de 1940 ante la agresión soviética que se estaba produciendo, Francia se los cedió a Finlandia y así, de los doce cañones principales, ocho llegaron a Finlandia, mientras que los otros cuatro fueron capturados por los alemanes tras la invasión de Noruega en abril de 1940 a bordo del SS Nina en el puerto de Narvik.
Torre de observación y control de tiro MP4

Además se edificaron enormes "Marinepeilstände"o torres de observación para el control de fuego naval. La sede del Comandante Naval de las Islas del Canal (Seeko-Ki) se estableció originalmente en Guernsey, en los hoteles de La Collinette y La Porte, el verano de 1942. Dado que las comunicaciones por radio eran una parte vital de las operaciones del Seeko-Ki, si instalarán poderosos transmisores y receptores de radio en el desván del Hotel de La Collinette antes de tomar la decisión de construir los refugios permanentes en los jardines del hotel. Los trabajos comenzaron en el otoño de 1943 y la oficina de señales, bajo el mando del Oficial Naval de Señales (MNO), Oberleutnant Willi Hagedorn, estaba operativa el 1 de febrero de 1944. El bunker contiguo estaba unido al Seeko-Ki por un pequeño túnel, construido al igual que el generador del búnker en una fecha posterior.

Alderney, artillería costera alemana


La oficina de señales controlaba todo el importante tráfico de señales de radio de las fuerzas alemanas en las islas del Canal. Todos los mensajes fueron transmitidos y recibidos mediante códigos navales generados utilizando las máquinas de cifrado Enigma en una variedad de frecuencias que operan bajo el indicativo de la estación 'Flu'. La mayor parte del tráfico circulaba a través de la Comandancia de la Kriegsmarine de París y, durante los meses finales de la guerra, directamente con Berlín. El búnker Señales ha sido restaurado por los miembros de la Channel Islands Occupation Society (Guernsey), conservándose muchos de los accesorios y equipamiento originales, incluyendo los sistemas de ventilación y calefacción. 

Bunker del Cuartel  General Naval de St Jacques

Muchos edificios y prácticamente casi todos los hoteles fueron incautados por los alemanes. La ocupación de las islas, casi modélica para los estándares germanos, transcurrió con normalidad, caracterizada por la casi total ausencia de resistencia siendo muy cordiales las relaciones entre alemanes e isleños. Aunque la actitud de la población  hacia el dominio alemán cambiará progresivamente, al principio los alemanes siguieron la razonable política de mostrar una presencia no amenazante ante la población residente, dado su enorme su valor propagandístico ante una eventual invasión y ocupación del Reino Unido. Muchos isleños estaban dispuestos a resignarse a las necesidades de la ocupación siempre y cuando sentían que los alemanes se estaban comportando de una manera correcta y legal. Estos estaban autorizados a realizar sus servicios religiosos, se podía cantar, previa autorización, el himno nacional, y estaban permitidas las diversiones públicas. Como en el resto de territorios ocupados, las autoridades alemanas cambiaron la zona horaria así como la circulación por las carretera  que pasará a la derecha. Se emitirá dinero de ocupación en Guernsey para mantener la economía en marcha aunque las fuerzas armadas alemanas usaron su propia moneda para el pago de bienes y servicios.



Bobby dando indicaciones a un soldado alemán, 1940

Pero todos estos privilegios dependían de su buen comportamiento y  sólo una minoría colaboro abiertamente con los ocupantes. No obstante, se producirán los encontronazos habituales entre tropas de ocupación y ocupados. El coronel Knackfuss, al frente de la jurisdicción civil de las islas era perfectamente conocedor de que la prohibición de no escuchar emisiones de las BBC de Londres no se estaba cumpliendo en absoluto, por lo que informó a las autoridades civiles la decisión de confiscar todos los aparatos de radio de acuerdo al Artículo 53º de la Convención de Ginebra. La orden será efectiva desde el 30 de mayo en Guernsey y desde el 6 de junio en Jersey donde serán confiscados 10.500 receptores; en represalia por esta acción alemana, comenzaron a circular panfletos contra las autoridades de ocupación. Los hermanos Gallichan, responsables de estos panfletos serán apresados y condenados a prisión. En mayo de 1942 diecisiete policías de Guernsey fueron juzgados bajo la acusación de robo en almacenes militares alemanes. Las penas impuestas serán severas y como consecuencia de ello, desde ese momento la policía de las islas fue puesta bajo supervisión directa alemana y bajo una rígida disciplina militar.

Precisamente, esta disciplina era muy alta entre las tropas alemanes, juzgándose las faltas y delitos de las tropas de la misma forma que se hacia con los civiles. Como es lógico, se aplicaran todas las restricciones propias de tiempos de guerra en un territorio ocupado por una potencia extrajera, como la censura de noticias, el toque de queda y el cierre de las playas por temor a las minas. 






Pronto se agotaron las películas inglesas o americanas, y en las salas de cine empezaron a exhibirse cada vez más películas alemanas. Los coches fueron requisados y los alemanes controlaban los alimentos cultivados por los agricultores y por los pescadores. Paradójicamente, la mayor amenaza con la que los isleños tenían que enfrentarse era el robo, en particular el de alimentos racionados, que llegó a alcanzar proporciones alarmantes en 1944 y 1945. A medida que las raciones disminuían aumentaba la escalada de violencia. Por la noche los campesinos vigilaban su ganado, y muchas familias llegaron al extremo de llevarse sus provisiones a la cama. Los isleños debían portar en todo momento sus pases de identidad y la venta de bebidas alcohólicas será prohibida. Asimismo se creará un registro de los judíos residentes ( se estima que la población judía en las islas estaba entre 30 y 50 personas ), siendo obligatorio que sus negocios se identificaran públicamente; algunos serán deportados a campos de concentración. Pese a la notoria oposición de las autoridades locales, que se negaron repetidamente a sancionar esta norma, finalmente los judíos fueron obligados a llevar en lugar visible la estrella de David amarilla.



En 1942, las autoridades alemanas  de ocupación anunciaron que todos los residentes de las Islas del Canal no nacidos en las islas, así como aquellos hombres que habían servido como oficiales en la Primera Guerra Mundial, serían deportados. La mayoría de ellos fueron transportados hacia el suroeste de Alemania e internados en el Ilag VB, en Biberach an der Riss y en el Ilag VII en Laufen. Se tratará de una orden directa de Adolf Hitler como represalia por civiles alemanes deportados e internados en Irán, en una relación de veinte ingleses por  cada alemán internado.

Para mantener alta la moral de las tropas, en 1944 la popular actriz del cine alemán Lil Dagover llegó a las Islas del Canal realizar una gira por Jersey y Guernsey con la que para entretener y animar a las tropas alemanas.


No hubo un movimiento organizado de resistencia armada en la isla, siendo esta fundamentalmente pasiva, con algún acto de sabotaje y publicación de periódicos clandestinos que difundían las noticas de la BBC. Alrededor de 4.000 personas fueron condenadas por violar las leyes alemanas (2600 en Jersey y 1400 en Guernsey), 570 prisioneros fueron enviados a prisiones continentales y campos de concentración y al menos 22 personas desde Jersey y 9 de Guernsey no regresaron.  Fuentes británicas estiman que más de 200 personas en Jersey proporcionaron apoyo material y moral a los trabajadores forzados huidos, incluyendo a más de 100 que estuvieron involucrados en la red de casas de seguridad que los albergaban.


Pese a la rápida retirada de las tropas británicas de las islas del canal, a lo largo de los años de ocupación se desarrollaran aquí varias operaciones militares inglesas. En la noche del 14 de julio de 1940 se desarrollará la "Operación Embajador" en Guernesey por hombres procedentes 3º Commando y de la 11ª Compañía Independiente, a las ordenes de John Durnford-Slater y Nº 11 Compañía Independiente. No obstante, los asaltantes no pudieron hacer contacto con la guarnición alemana. En octubre de 1942 se produjo una incursión británica  de Commandos en Sark, llamada "Operación Basalto"  donde cuatro soldados alemanes murieron y uno fue capturado.  La "Operación Huckaback" era una redada inicialmente prevista para la noche del 09/10 febrero de 1943, con varias redadas simultáneas en Herm, Jethou y Brecqhou. El objetivo era hacer prisioneros y obtener información sobre la situación en las Islas del Canal. Cancelada por el mal tiempo, Huckaback se reinventó como un ataque único sobre Herm. Así mismo, la "operación Hardtack" fue una serie de incursiones de comandos en las Islas del Canal y la costa norte de Francia en diciembre de 1943.

Durante la planificación de la Operación Overlord, el Alto Mando Aliado tomará la decisión de no invadir las islas del Canal, dejándolas aisladas a la espera de su capitulación por inanición. De esta forma, con la invasión aliada de Normandía en junio de 1944, las comunicaciones con el continente serán tremendamente complicadas, quedando las comunicaciones marítimas interrumpidas tras la caída de Saint Malo en agosto de 1944, quedando tanto la 319ª División de infantería como los mismos habitantes de las islas abandonados a su suerte. 

Aunque el gobierno británico es informado por la embajada de Suiza sobre la difícil situación en la que se encuentran los habitantes de las islas y la buena disposición de los alemanes a facilitar la evacuación de los mismos por medio de la Cruz Roja Internacional, el Primer Ministro Churchill se opone ordenando que se fuerce a la rendición de los alemanes aunque sean los civiles quienes paguen las consecuencias, rendición que es rechazada por la guarnición. Las tropas alemanas habían rastreado intensamente las islas en busca de alimentos, gracias a lo que podían garantizar el suministro de sus tropas septiembre de 1944, siendo la población civil la mas duramente afectada por la falta de suministros. Pero la escasez no sólo afectaba a los alimentos, sino también y sobre todo a los medicamentos. La situación se hizo crítica; las reservas de materias grasas, aceite y harina estaban casi agotadas; el jabón estaba reservado a los hospitales; faltaban el gas y la electricidad, no se encontraban fósforos, hojas de afeitar ni los principales medicamentos. Finalmente, Churchill accede a enviar abastecimientos básicos y así, el buque SS Vega, de la Cruz Roja, zarpa de Lisboa llevando a Guernsey 750 toneladas de alimentos, medio millón de paquetes de comida; antes de que finalice la guerra el SS Vega hará otros cinco viajes mas llevando la tan necesaria ayuda a las islas.

En la madrugada del 9 de marzo de 1945, un comando de tropas alemanas lanzará una razzia sobre el continente, desembarcando en Granville, Francia; tomando por sorpresa totalmente a las tropas estadounidenses, captura un cargamento de suministros. A esta incursión seguirá de otra de sabotaje sobre la Península de Cotentin, en la que harán estallar varias cargas de demolición en Malzan.

Una escena a bordo del HMS Bulldog durante la primera conferencia con el capitán  Zimmerman antes de la firma del documento de rendición que liberó a las Islas del Canal, el 9 de mayo de 1945. De izquierda a derecha alrededor de la mesa son: Stuart Almirante (Royal Navy), general de brigada AE nieve (Jefe británico Emisario), capitán H Herzmark (ejército alemán), Wing Commander Archie Steward (Royal Air Force), el teniente coronel EA Stoneman, el mayor John Margeson, el coronel HR Potencia (todo el ejército británico) y el capitán teniente Zimmerman


El nuevo comandante alemán, Vicealmirante Hüffmeir, que sustituye desde el 27 de febrero al Mayor General von Schmettow, no había aceptado las peticiones de rendición, aunque si permitirá que los isleños escuchen el mensaje de Churchill con motivo de la victoria en Europa el 8 de mayo de 1945. Al día siguiente, el destructor de la armada británica HMS Bulldog atraca en el puerto de Saint Peter y los alemanes firman la capitulación, al igual que ocurre en la isla de Jersey con el desembarco de tropas del destructor HMS Beagle. De esta manera, ocupación y liberación se producirán de manera pacifica, sin derramamiento de sangre. La guarnición del islote de Minquiers fue la última en rendirse el 23 de mayo de 1945.


13 de mayo de 1945: los isleños dan la bienvenida a las tropas inglesas en Jersey



















3 comentarios:

  1. Curiosa y muy buena la entrada. Son de esas cosas a las que a nadie le interesa hablar.

    Sobre temas de este tipo, quizás el ataque a Mers-Al-Khebir ya están muy comentado en todos sitios, pero el tema de la Batalla de Dakar es algo que nadie aborda.

    ResponderEliminar
  2. Hubo una serie de television en los ochenta, que describia la ocupacion, de estas islas. Muy entretenida por cierto, pero no se como se llamaba.

    ResponderEliminar